lunes, 2 de febrero de 2009

¡Celebremos la quiebra de un país!

Nunca lo he dudado. 
El desabastecimiento, la quiebra del sector productivo de Venezuela, la inseguridad rampante, el desempleo, no es producto de la incompetencia o ignorancia del gobierno, es un plan bien deliberado para ponerle la bota en la cara de una vez por todas a la sociedad venezolana, si no, cómo se explica que el día de hoy, por capricho presidencial, se hayan cerrado comercios, escuelas, bancos, como si fuera 1 de Enero. Para colmo del abuso y como muestra de esta arbitrariedad, la guardia nacional se encuentra reprimiendo a estas horas a comerciantes que hayan osado abrir sus negocios, y el gobierno aplicará sanciones a quien irrespete el feriado.

De manera que, minuto a minuto, se va aclarando el panorama y podemos estar seguros que una confrontación entre venezolanos en un futuro no muy lejano es un hecho. El presidente y sus secuaces se alimentan de sangre y poder, no hay otra explicación, hemos importado lo peor que hay en el mundo, los odios y radicalismos extremos estan en Venezuela hoy y los venezolanos más imbéciles se han dejado llevar por este vendaval maligno. 

A votar NO, eso es lo único que nos queda.